San Juan Bosco: Nuestra parroquia vecina honra a su Patrón

Conocida popularmente como “Los salesianos” la Parroquia de San Juan Bosco forma parte, como la nuestra, del arciprestazgo de Santa Cristina y San Leopoldo. Dado que la fiesta de su patrón se celebra este domingo, incluimos en nuestra hoja una breve semblanza de su patrón, paradigma de educador de la juventud, a la que dedicó casi toda su vida.

Juan Melchor Bosco nace en 1815, junto a Castelnuovo, en la diócesis de Turín. Era el menor de los hijos de un campesino piamontés. Su niñez fue muy dura. Su padre murió cuando tenía apenas dos años y medio. La madre, Margarita, analfabeta y muy pobre, pero santa y laboriosa mujer, que debió luchar mucho para sacar adelante a sus hijos, se hizo cargo de su educación.


Don Bosco, -como popularmente se le conoce- fue un gran educador y un excelente escritor italiano del siglo XIX. Fundó la Congregación Salesiana, el Instituto de las Hijas de María Auxiliadora, la Asociación de Salesianos Cooperadores, el Boletín Salesiano y el Oratorio Salesiano. Promovió el desarrollo de un moderno sistema pedagógico, conocido como Sistema Preventivo, para la formación de niños y jóvenes y promovió la construcción de obras educativas al servicio de la juventud más necesitada, especialmente en Europa y América Latina. Fue uno de los sacerdotes más cercanos al pontificado de Pío IX. Autor de numerosas obras, todas dirigidas a la educación juvenil y a la defensa de la fe católica, se convirtió en uno de los principales promotores de la imprenta de su siglo.

Su especial preocupación hacia los jóvenes, le valieron el respeto de las autoridades civiles y religiosas de su tiempo, a la par que adquirió una notable fama en el extranjero. Sus obras fueron requeridas directamente por jefes de estado y autoridades eclesiásticas de países de todo el mundo. Aunque no pudo responder positivamente a las numerosas peticiones durante su vida, estas serían cumplidas más allá de lo esperado después de su muerte. Fue un auténtico visionario de su tiempo, pues predijo acontecimientos que se cumplirían a lo largo del siglo XX en lo referente a su congregación, a la Iglesia Católica y al mundo en general.

Tan ingente obra tenía que pasar factura y así, dos años antes de su muerte los médicos habían declarado que nuestro santo estaba completamente agotado y que la única solución era el descanso, pero el reposo era desconocido para él. A fines de 1887, sus fuerzas empezaron a decaer rápidamente y el 31 de enero de 1888, en Turín, partió hacia la casa del Padre. Juan Bosco fue declarado Santo por el Papa Pío XI el 1 de abril de 1934, tan sólo 46 años después de su muerte. El Papa Juan Pablo II le dio el título de "Padre, Maestro y Amigo de los Jóvenes".


Su obra, la Familia Salesiana, es una de las congregaciones católicas más numerosas del mundo y actualmente está presente en 130 naciones.