Charla Cuaresmal: Hombres y mujeres que transformaron el mundo.

Una mirada desde el Cine

Aunque entendemos la palabra crisis con connotaciones negativas, originalmente, los griegos llamaban crisis a los cambios, a las transformaciones. Y si por algo se caracteriza el cristianismo, precisamente, es por esos cambios que se operan sobre las personas. Lo que en el lenguaje cristiano llamamos conversión. Y el tiempo de conversión, si es que alguno no lo es, es la cuaresma.

pasado lunes comenzamos las charlas cuaresmales de este año. En vez de una reflexión tradicional, se optó por realizar la reflexión a partir de cuatro películas que narran cuatro historias personales de conversión y transformación del entorno. Pues, en definitiva, estamos llamados, cada uno de nosotros a cambiar para cambiar el todo. Cuatro personas que, desde una actitud cristiana o no, asumieron, en un punto concreto de sus vidas, transforman sus vidas para cambiar las de todos.

Mohandas Gandhi , un próspero y prometedor abogado de la clase alta hindú, con un futuro de éxito, opta, al ver la injusticia en Sudáfrica, por apostar por los demás, por apostar por su pueblo, la India. Su revolucionario mensaje de no violencia, poniendo la otra mejilla, consiguió el objetivo principal, a costa, finalmente, de la vida del propio Alma Grande (Mahatma).

Probablemente, Oskar Schindler no fue, ni antes, ni después de los sucesos por los que hoy se le recuerda, un hombre ejemplar. Pero en un momento de su vida, siendo un triunfador ante el mundo  que le rodeaba (la Alemania nazi), optó por mirar a los otros, a los judios, a los que se consideraba no-personas, y apostó por ellos, por la vida de los otros. Miles de personas huyeron del Holocausto gracias a su astucia y su valentía. Quien salva una vida, salva el mundo.

Paul Rusesabagina era un hombre de éxito, de etnia hutu y director de un hotel en Ruanda. Casado con una mujer tutsi, consigue salvar, no solo a su familia, sino a mas de 1200 personas que se fueron refugiando en su hotel ante el genocidio que se producía. En un momento, pudo elegir, entre su seguridad y la de los suyos, o el compromiso con los demás. Y optó por el riesgo, para transformar el mundo.     

La pequeña religiosa albanesa Agnes, servía como Hermana de Loreto con el nombre de Teresa en los tumultuosos años de la independencia de la India. Allí vio a los pobres entre los pobres. A los últimos e invisibles que ni siquiera podían pedir dinero a los demás. Y Teresa, lo dejo todo. En medio de su propio conflicto religioso, decidió arriesgarlo todo, dejar su comodidad en la Orden y dedicarse por completo a los invisibles. Hoy, las Hermanas de la Caridad acogen, en más de 600 casas de todo el mundo a aquellos a los que los demás no quieren y  la pequeña hermana Agnes es la Beata Teresa de Calcula. Señor, cuando tenga hambre, dame alguien que necesite comida.

En vez de Seguridad, Prosperidad económica, Comodidad, Tranquilidad algunas personas eligieron el riesgo, la pobreza, el desasosiego para dar a los otros esa seguridad, dignidad, paz y vida de la que carecían. Todos fueron incomprendidos por su pueblo, por su familia, por su  comunidad religiosa. Como Jesús. Muchos otros lo intentaron y sus biografías no se convirtieron en guión de cine. Algunos están a nuestro alrededor dando su vida por sus hijos, por sus vecinos, o por los desconocidos. Y tu, y yo, podemos ser Teresa, Paul, Oskar o Mohandas. Al modo de Cristo, sabiéndolo o no,  estos hombres y mujeres transformaron sus vidas para cambiar la de todos.

Dejémonos transformar por Él para cambiar la Vida y construir el Reino.


Filmografía utilizada:

  • Ghandi (R. Attenbourg, 1982)
  • La Lista de  Schindler (S. Spielberg, 1993)
  • Hotel Rwsanda (T. George, 2004)
  • Teresa de Calcuta (F. Costa, 2006)
  • Jesús de Nazaret (F. Zeffirelli, 1977)